Disability World
Una revista electrónica, bi-mensual, sobre noticias y opiniones internacionales relacionadas al tema de la discapacidad Volumen No. 19 Junio-Agosto 2003


Volver al índice en español - Go back to English

Sudáfrica: De abogado en derechos humanos a bibliotecario

Por William Rowland (Rowland@sancb.org.za)

Entrevista a Johan Roos
En lo que parece un cambio grande de carrera, Johan Roos, un abogado en derechos humanos ha sido nombrado Director de las Bibliotecas para la Comunidad Ciega de Sudáfrica. Al visitar a Johan en su oficina de Grahamstown en este de Ciudad del Cabo, me encontré con un hombre de voz suave, apasionado con su nuevo trabajo y con una misión definida: El acceso a la información es un derecho democrático.

En febrero del 2003, usted fue nombrado Director de la Biblioteca para   Ciegos de Sudáfrica ¿Qué encontró usted al llegar?

Para comenzar, la biblioteca acababa de pasar muchas dificultades. La anterior persona en mi cargo había renunciado sin anunciarlo con tiempo y les llevó cierto tiempo llenar este puesto. Mientras tanto el equipo administrativo se hizo cargo de la biblioteca y lo hizo muy bien. Cuando llegué fue para asumir el mando de una nave estable.

El pasado director de la Biblioteca, Nic Snyman, había llevado muy bien todas las actividades. Creo que ocupará un gran sitio en la historia por sus capacidades en bibliotecología, pues también trabajó muy duro por conservar y enriquecer las colecciones, también diseñó los alrededores y las instalaciones accesibles que hoy tenemos. Nic transformó esta biblioteca en una criatura moderna que cumple con todas las normas de instituciones similares en otros países.

Otra persona cuyo trabajo debemos mencionar es Sheila Eichhoff, ahora la bibliotecóloga central. Ella fue la principal responsable de la colección de medios auditivos y procuró mantener esta colección actualizadas para todas las necesidades de nuestros usuarios. Con todo esto, me encuentro con una colección de más de 20.000 libros, 12.000 en Braille y unas 10.000 cintas de audio. Todo esto nos hace sentirnos muy orgullosos.

Hay una distancia entre la biblioteca y un servicio completo de información accesible ¿A qué distancia estamos?

No creo que estemos tan lejos, sin embargo una biblioteca debe ser muchas cosas para mucha gente. En los próximos dos años, debemos precisar cuáles son las necesidades de los usuarios de la biblioteca y cómo van cambiando. De hecho, debemos motivar a las y los usuarios porque realmente son ellos quienes hacen la biblioteca. Por otra parte, la población con deficiencias visuales no tiene el mismo nivel de acceso a las bibliotecas que la población sin limitaciones visuales. La gente ciega debe averiguar lo que realista y legítimamente pueden esperar de su biblioteca. Creo que primero debemos esforzarnos por seguir siendo una biblioteca, después asegurarnos de ser una buena biblioteca.

Por otro lado, tenemos muchas necesidades y ciertamente nuestra colección de materiales en idiomas africanos, es muy pobre. También necesitamos más materiales y mejores servicios para llegar a las comunidades negras, según sean sus necesidades. Por otro lado, debemos estimular la producción de materiales en otros idiomas, además del afrikánder y el inglés.

No se trata de decir que no tenemos libros en los idiomas de África, pues nuestra colección en idioma bantú es particularmente buena y también tenemos libros en otros idiomas africanos publicado en Braille, pero si tenemos una gran carencia, particularmente en los materiales de audio en otros idiomas.

Usted nos habla de desarrollar colecciones y la necesidad de aumentar los materiales en otros idiomas africanos. ¿Cuáles otros retos nos puede mencionar?

Dos retos se pueden mencionar aquí: Uno es la transferencia de las cintas de audio a los nuevos formatos digitales, a la nueva tecnología. El otro reto es el trabajo propio de una biblioteca de materiales en Braille. Estos dos retos requieren la atención de toda una vida.

Nuestro sistema de servicio para materiales en Braille y en cintas de audio está muy fragmentado. Incluye la Biblioteca para Ciegos de Sudáfrica, cintas de audio para ciegos, servicios en Braille e impresora. ¿Qué cambios habrá en todo esto?

El sistema se fragmentará más. Está creciendo la producción de materiales en Braille, esto debido a las computadoras y a las impresoras digitales en Braille. Estas tecnologías aumentan la producción de materiales en muchos formatos. Ya nos están llegando materiales elaborados por distintas escuelas e instituciones. Mucha de nuestra misión cambia. Ya no somos los únicos productores de materiales para personas ciegas. Nuestros servicios crecen en el campo de las normas y de la capacitación a maestros, estudiantes y personas   que desean producir materiales accesibles. Esto es muy importante para evitar la anarquía en la producción de materiales en Braille y nuestra responsabilidad ante la calidad.

Antes usted trabajaba como abogado ¿Qué nos puede contar de esas funciones?

Mi carrera ha tenido tres etapas distintas. Primero mis años de académico, enseñando derecho en la Universidad del Cabo. Segundo, mis años practicando el derecho comercial y, la tercera etapa, mi trabajo en el Centro de Recursos Legales, donde fui director de la oficina en Grahamstown.

Fue muy interesante el trabajo en derechos humanos porque comencé trabajando con las comunidades pobres. Pude usar las destrezas que había aprendido como litigante. Tomé conciencia de que después de varios años había trabajado para varia comunidades, no había trabajado para la comunidad de personas ciegas.

Como la comunidad ciega siempre ha estado tan cerca de mi corazón, no fue tan difícil pasar de abogado que desea servir a las y los ciegos a bibliotecario de las personas ciegas. Además, yo había pasado muchos años en el ambiente de la enseñanza. Todo eso me está ayudando para dirigir esta biblioteca.

Su trabajo en el campo del derecho ha sido muy variado y algunas veces de mucha confrontación. ¿Es verdad que incluía demandas por tierra?

Yo hacía dos tipos de trabajos principales: Reclamos de tierra y litigante en el área de la seguridad social y conflictos relacionados con   los derechos de las personas con discapacidad.

Los reclamos de tierras, que son parte del derecho agrario, fueron muy interesantes. Nosotros siempre actuábamos representando a comunidades que habían sido desposeídas por la política del apartheid, por motivos de segregación o simplemente porque eran negros o porque el gobierno deseaba sus tierras para explotar diamantes. La historia de cada demanda se debe consultar en detalle, caso por caso, hay unos que datan desde hace 100 años. Esto me puso en comunicación con los grupos de personas afectadas, con la investigación histórica, la experiencia antropológica y con principios legales que tenías que desarrollar día a día. Recuerden que tenemos una Constitución todavía muy reciente en Sudáfrica. En otras palabras, cada uno de estos casos nos daba la oportunidad de trabajar en un área donde también participaban muchas disciplinas, desde varios ángulos para encontrar y defender la verdad. Fue un gran privilegio y algo que muchos abogados no tuvieron la oportunidad de hacer.

En el área de la defensa de las y los beneficiarios de la seguridad social, fui parte de un grupo que recurrimos al derecho constitucional, representando a más de 50.000 personas con discapacidad de Ciudad del Cabo. Ese juicio que ganamos, se dio porque los beneficios de la seguridad social habían sido injustamente eliminados por las autoridades provinciales. Las cuales sostenían que debían suspender todos los beneficios hasta poder estudiar y documentar la fuente de cada uno. Eso debido a que muchos de esos beneficios provenían o habían sido aprobados por el gobierno anterior. Incluso los aprobados en localidades independientes que hoy constituyen una provincia.

Ese reto era muy grande para el Estado y en cierto momento, se decidió suspender todos los beneficios para así diseñar un nuevo sistema. Aunque la decisión tenía cierta lógica, quedaba la gran injusticia para los más necesitados que eran la mayoría. Como el juicio continuó y hubo muchas posibilidades de hacer justicia, el reto pendiente fue reunir todas las evidencias para justificar los beneficios de la seguridad social en cada caso. Fue la labor más grande que jamás emprendiera. Tuve la maravillosa experiencia de participar en un proceso muy importante para las leyes constitucionales de nuestro país y, por otra parte, era una oportunidad única de trabajar para un inmenso grupo de personas con discapacidad. Entonces, esa fue una de mis experiencias profesionales más importantes.

¿Preguntamos si hay una dimensión de derechos humanos en los servicios de la biblioteca?

Creo que si se puede establecer esa relación y es cuando pensamos en el acceso a la información. Se ha hecho frecuente decir que el acceso a la información es la parte más importante de la participación en un proceso democrático. Y en realidad así es. Se trata de permitir y lograr que las personas con discapacidad participen lo más plenamente posible dentro y como parte del proceso democrático. Tal participación sólo es posible si estas personas logran obtener información que puedan entender (puede ser con letra ampliada, texto en Braille, lenguaje de señas, subtítulos, varios idiomas) y así, formar sus propias opiniones. Si tienen acceso a la información, también podrán realizar contribuciones dentro de sus familias, comunidades y toda la sociedad. Adicionalmente, el acceso a la literatura y a la información, promueven el desarrollo personal. No hay una mejor misión en cualquier sociedad que el desarrollo personal de su gente.

Tenemos el privilegio de tener una biblioteca nacional bien desarrollada en Sudáfrica. En otros sitios de África las personas ciegas son servidas con mucha pobreza. ¿Cuál es la responsabilidad de una   biblioteca frente a esta situación?

Creo que la biblioteca puede desempeñar un papel y la razón para esto es que la biblioteca no solo tiene libros. También ofrece la capacidad relacionada con la recolección del desarrollo y cuenta con una gran credibilidad como fuente de información, la tiene dentro de la comunidad y la tiene dentro de la comunidad de personas ciegas en Sudáfrica. La gente siente que la biblioteca está para ayudarles. Si la biblioteca no les puede ofrecer el servicio les ofrecerá alguna orientación para que lo reciban. En otras palabras, podemos ofrecer libros, podemos ofrecer información o podemos ofrecer contactos.

Nuevamente, es bueno señalar que tenemos un proceso en marcha y no es sólo la Biblioteca para Ciegos la interesada en ayudar al desarrollo de África. He descubierto una gran voluntad de ayudar ante las necesidades de las personas ciegas en África por parte de organizaciones en el exterior, incluso otras instituciones de bibliotecas. Me refiero específicamente a organizaciones en Francia y Canadá que tienen interés en colaborar con los países de habla francesa de África y de gente en Gran Bretaña y los Países Bajos que están deseosos de colaborar con los países de África donde se usa el inglés.

Esta son oportunidades de colaboración que ya están en marcha y nuestra biblioteca puede desempeñar un papel importante por su ubicación geográfica, porque está en África y tiene la experiencia.

Cuéntenos acerca de Johan Roos, la persona cuando descansa ¿Qué cosas te agradan?

Lo que más me agrada es la lectura. Ahora tengo dos hijos pequeños y me ocupan siempre. Trato de estar siempre con ellos y entonces me queda la noche para leer y pensar que eso es lo que más me agradaría, pero sin duda es una fantasía.

¿Qué le agrada leer?

Varía mucho. Ahora estoy leyendo filosofía moral, pero cuando las cosas se hacen muy espesas, entonces leo noveleas. Acabo de descubrir al escritor John Le Carré, es muy agradable. Después vuelvo a la filosofía, o algo en la mitad del camino. También regreso a la historia. La historia y la filosofía son las dos disciplinas que más amo.

Es usted una de las personas ciegas que le agrada navegar en Internet. ¿Ha encontrado fuentes de información útil? ¿Tiene significado para su trabajo en la biblioteca?

Internet es una amplia fuente de información útil. El problema es que no es un terreno ordenado. El trabajo en Internet depende de la capacidad de síntesis. No es útil tener acceso a más información de la que una persona puede manejar. El acceso a una cantidad ilimitada de información es un gran reto. En ese sentido, siento cierta ambivalencia acerca de la Internet. Al principio tal cantidad de información me distraía mucho y me perdía con cierta facilidad. En ese aspecto, todavía no he recobrado el equilibrio.

¿Tiene usted algún Sitio en la Red favorito?

Tengo un Sitio en la Red favorito y se lo recomiendo a todos los lectores ciegos. Se llama Artes y Letras del Día (Arts and Letters Daily), la conexión es www.aldaily.com .

Es el mejor esfuerzo en Internet para reunir todas las fuentes de información literaria y filosófica para las y los lectores serios.

graphic of printer formato para imprimir

Volver al índice en español - Go back to English


Envíe este artículo a un amigo!