Disability World
Una revista electrónica, bi-mensual, sobre noticias y opiniones internacionales relacionadas al tema de la discapacidad Volumen No. 19 Junio-Agosto 2003


Volver al índice en español - Go back to English

Revisión de las investigaciones acerca de los medios de comunicación colectiva y la discapacidad: ¿Hay diferencia?

Por Barbara Kolucki (bakoluck@aol.com)

Las siguientes son partes extraídas de cartas de directores creativos, jefes de agencias de publicidad, periódicos internacionales, algunas de las aerolíneas más populares y una de las cadenas de comida rápida más global. Estas cartas son de los años de 1970. Algunas me fueron enviadas, algunas a un amigo que es un actor con discapacidad y otras a una amiga y colega que trabajó en la serie Plaza Sésamo en los años 1970 y los primeros de 1980:

"Sentimos una responsabilidad hacia esas personas. Pero si las ponemos dentro de nuestros anuncios, seremos criticados por aprovecharnos comercialmente de las personas con discapacidad."

"El uso de una persona con discapacidad en nuestros anuncios inevitablemente representaría una intrusión que no se podría explicar. No creen ustedes que sus esfuerzos serían más productivos si se emplearan para cambiar la programación de este mundo donde hay tanto tiempo para ofrecer un marco de referencia... en vez de meter a las personas con discapacidad en una aparición de 27 segundos, donde nadie, incluso los espectadores, están preparados para sentirse cómodos."

"Aunque una o un niño retrasado no sea el personaje principal, nos preocupa que la o el director lo considere como un factor limitante, que puede complicar un problema ya complicado. Nosotros no pensamos que sea factible hacer lo que usted dice, colocar niñas y niños con retardo mental como personajes de los anuncios de nuestros clientes."

"El poner a un niño retardado (frente a una cámara de TV) no solo no sería práctico, sino que lo consideraría extremadamente inhumano."

¡Ahí! Todavía duele leer esas cartas, aun después de que ha pasado tanto tiempo. Pero es importante hacerlo. Recuerdo la ira que sentimos, pero no debilitaron nuestro compromiso de usar los medios de comunicación colectiva para cambiar las actitudes hacia las y los niños y adultos con discapacidad, pero lo más importante era que finalmente pudiéramos llevar figuras positivas, modelos a seguir, para niñas y niños con discapacidad que nunca habían visto una imagen natural y realista de ellos mismo en los medios de comunicación.

Mucho ha cambiado en estos 30 años. Algunos ejemplos:

  • Una de las protagonistas de Sesame Park (Plaza Sésamo , El parque) Katie, usa una silla de ruedas.
  • En un drama semanal de la televisión, los protagonistas regulares presentan síndrome de Down, sordera o discapacidad física.
  • Funcionarios de la BBC y otros en posiciones de "poder" han asistido y participado en conferencias y seminarios internacionales sobre el tema de los medios de comunicación y la discapacidad.
  • Numerosos países como Hong Kong y la India, tienen campañas de educación para proponer cambios en las actitudes relacionadas con la discapacidad.
  • Loa títeres como Los Chicos del Barrio ( Kids on the Block) ya tienen más 20 años de hacer presentaciones en Estados Unidos e internacionalmente, llegando a miles de niños con discapacidad y sus familias, mediante presentaciones en las escuelas y sitios públicos.
  • Hay contenidos en cursos educativos con menos prejuicios, en países como Israel, Palestina, Irlanda del Norte, Sri Lanka y Estados Unidos.
  • Hay programas de títeres en vivo, programas de televisión y películas que, sin estar relacionadas con la discapacidad, presentan a uno o más personajes con una discapacidad.
  • En la televisión y las estaciones de radio de muchos países se presentan cortos relacionados con la discapacidad; algunos son programas semanales.
  • Y algo que asombraría a los autores de esas cartas de hace 30 años, que los productores, publicistas y otros más, recibieron premios internacionales por sus presentaciones de personas con discapacidad en los medios de comunicación.

La pregunta dura que nos han hecho, sin embargo, es ¿Si las campañas de educación pública y los esfuerzos que se ha dado en los medios de comunicación colectiva han producido alguna deferencia en el trato social hacia las personas con discapacidad? ¿Han producido cambios positivos en las actitudes y comportamientos?

Honestamente yo no lo sé y me sorprendería encontrar a alguien que dijera que sí, categóricamente. No porque yo piense que si, por el contrario... Yo he trabajado en casi 15 países en los últimos 20 veinte años y he visitado muchos más y he tenido el privilegio de conocer colegas, que trabajan en un área semejante desde muchos sitios. Y honestamente puedo decir que en los países, donde veo educación pública e inclusión en los medios de comunicación colectiva, sea en libros para niños, dramas con títeres, anuncios con personas con discapacidad en televisión y radios, también dramas y documentarios, hay diferencia: las y los encargados parecen estar más abiertos a la legislación y las y los educadores aceptan con más facilidad la inclusión, ya que las madres y los padres no se quedan tan boquiabiertos y las y los niños ahora hacen más preguntas. ¡Esas son las principales señales para mí!

No es fácil determinar qué produjo exactamente cuál cambio y en qué momento comenzó a darse. Simplemente hay demasiadas variables en el mundo del cambio de actitudes para poder aislar y así afirmar, específicamente, lo que hizo la diferencia. La defensa de los derechos de las personas con discapacidad, la legislación más progresista, el reconocimiento de los derechos y la apertura en la educación pública, todo sucediendo al mismo tiempo en ciertos sitios, con progresos y retrocesos, hace más difícil aislar e identificar los elementos que influyeron en los cambios e investigar la magnitud de los beneficios cognoscitivos producidos por los medios de comunicación.

Pero... sabemos bastante acerca del potencial de los medios de comunicación colectiva, acerca de las actitudes de las y los niños hacia el género, la raza y la discapacidad y acerca del comportamiento edificante hacia la sociedad producido como resultado de haber sido expuesta la persona a ciertos tipos de programas. Comentaremos algunos, relacionados con niños y medios de comunicación.

  • G is for Growing (Título en español: C es para crecimiento). En esta obra se documenta treinta años de investigación sobre la infancia y la serie de televisión internacional Plaza Sésamo. A lo largo de todo el libro, hay documentación que afirma: "en general, las investigaciones sobre la televisión y su potencial para infundir un efecto socialmente edificante (prosocial), indica que la presentación de modelos socialmente edificantes sí tiene un impacto y provocan más comportamientos edificantes, especialmente si aparecen en una situación que está siendo modelada en la televisión. (Comstock y Paik, 1991 en G is for Growing , Shalom M. Fisch y Rosemarie T. Truglio, editores, 2001).
  • En otros países, las investigaciones han confirmado estas mismas observaciones. Soul Buddyz (Título en español: Hermanos del alma), es una serie de la televisión de Sudáfrica, para niños de 8 a 12 años. Las y los evaluadores de la serie comprobaron que las y los niños que habían visto los programas, tenían más facilidad comentando los temas sensibles o polémicos que se les presentaban (género, raza y discapacidad) que las y los niños que no habían visto los programas de la serie. Además, como otro ejemplo de comportamiento deseable, las y los niños que vieron Hermanos del alma, estaban más interesados en cultivar amistades y respetar a las demás personas como iguales: "Específicamente, la exposición al programa se asoció con actitudes positivas acerca de las capacidades de las personas con discapacidad --27,1 % de las y los niños con edades de 8 a 10 años, no expuestos a los programas de televisión, pensaron que las y los niños con discapacidad pueden hacer la mayoría de las cosas, mientras que 36,2% de niñas y niños que no habían visto los programas de Hermanos del alma, 38,5% con baja exposición y 45,2% con alta exposición, pensaron lo mismo." También se informó que, la serie fue particularmente útil para comunicarle al público meta que uno no puede contraer una discapacidad sólo por estar un tiempo en compañía de una persona con discapacidad. Y, finalmente, las y los niños que vieron la serie, manifestaron la probabilidad más alta de los que afirmaron que serían amigos de una persona con discapacidad, que pertenezca a otra raza o que tenga VIH/ SIDA, en comparación con el número de niñas y niños que no vieron el programa. (www.soulcity.org).
  • En su obra: Directrices para desarrollar programas de televisión para eliminar sectarismos en niñas y niños (Guidelines for the development of a series of television programmes directed at anti-sectarian work with children in their early years) , Paul Connolly afirma al referirse a la raza: "hay un cuerpo colosal de investigaciones que ha tratado de entender a qué edad comienza a desarrollarse el prejuicio en las y los niños y cómo va cambiando el prejuicio con la edad." Se encontró que ya en las y los niños de 4 años de edad habían actitudes provenientes de estereotipos negativos respecto a otras personas. Las y los educadores se están dando cuenta que puede ser demasiado tarde esperar que las y los niños tengan 4 años de edad para contrarrestar los prejuicios.
  • Cuando las y los niños eran expuestos a situaciones o programas que muestran actitudes más abiertas a las actitudes generales que otros o ellos mismos tienen, las actitudes de estas y estos niños pueden cambiar. Connolly afirma que: " entre más se pueda motivar a las y los niños para que acepten una gama creencias que contradicen los prejuicios sociales dominantes contra las personas consideradas diferentes, más pueden estas niñas y niños reducir sus niveles generales de prejuicios." Al evaluar la influencia y el potencial de la televisión en las y los niños, este autor cree firmemente que la televisión les ayuda a desarrollar un código moral de razonamiento y comportamiento así como estimular un nivel de empatía (identificación positiva) con una amplia gama de individuos y grupos.
  • Un factor importante que documenta Paul Connolly es que la comprensión y la empatía de las niñas y los niños que ven televisión, se aumenta cuando la madre y el padre discuten y le explican a sus hijas e hijos acerca de los sentimientos de las demás personas (Dunn et al. 1991; Grusec, 1991; Eisenberg et al. 1992a). Este resultado se ha encontrado en otras investigaciones (Peterson, 1983) y en la experiencia diaria de maestras y maestros y padres de familia en general, al ayudarle a sus hijas e hijos a comprender sus propias emociones y cómo responder a las emociones de otros. De hecho, los medios de comunicación colectiva pueden seguir contribuyendo "con mensajes emocionales sobre las actitudes y cómo se van formando, y además cómo debemos responder ante esas emociones" (Costin y Jones 1992).
  • Este ejemplo de la influencia de los "mensajes emocionales" también lo han verificado muchas personas que trabajan en el campo de los medios y la comunicación en el desarrollo de la personalidad. No basta con decirle a la gente qué deben hacer. Es igualmente importante ofrecerles "ejemplos prácticos" de por qué . Sin embargo, es demostrarles en las presentaciones como tal o cual situación se puede resolver dentro de la rutina diaria de una persona, sea esta un niño o un adulto. Las presentaciones relacionadas con el por qué y el cómo son factores que fortalecen a todas las personas.
  • En un informe de investigaciones, cuyo título en español, es "El impacto educativo de programa Rechov Sumsum/Shara´a Simsim: Un programa de la serie de television Plaza Sésamo para promover el respeto y el entendimiento entre niñas y niños de Israel y el Margen Occidental y Gaza" (The Educational Impact of Rechov Sumsum/Shara'a Simsim : A Sesame Street Television Series to Promote Respect and Understanding Among Children Living in Israel, the West Bank and Gaza de Cole, Arafat, Tidhar, Zidan, Fox, Killen, Ardila-Rey, Leavitt, Lesser, 2003), se afirma: "La exposición al programa aumentó el uso, por parte de las y los niños, de justificaciones socialmente edificantes para resolver problemas y aumentó en ellos el uso de atributos positivos al describir a otras personas de otros grupos... estos resultados indican la efectividad de programas en los medios de comunicación colectiva, como Rechov Sumsum /Shara'a Simsim para enfrentarse a los estereotipos negativos, mediante situaciones que van introduciendo a las y los niños a las vidas ordinarias de gente de otras culturas." Las y los niños que participaron en este estudio y vieron los programas de la televisión, manifestaron una mayor voluntad de hacer amigos en otros grupos. Esto justifica el uso del poder de los medios de comunicación colectiva para enseñarle a las y los niños aspectos sobre diversidad y aceptación. Estos programas le ofrecieron a las y los niños información fácil de comprender en escenarios con niñas y niños parecidos a ellos, sólo que viven en una cultura diferente y de la que están tan orgullosos como ellos mismos.
  • Desde la aparición del programa para niños Plaza Sésamo en 1969, comenzó un gran enfoque sobre el respeto a la diversidad y la armonía racial. Conforme el programa respondía a ambos cambios, en Estados Unidos y el mundo, aumentó la demanda de este tipo de mensajes y, de esta manera, la diversidad y el cambio siguieron aumentando. Durante la década de 1970, las madres y padres de niños con discapacidad decían: "Mi niño ve su programa, pero nunca ve a nadie como él o como ella. Él es sordo o ella presenta síndrome de Down..." Las y los productores comenzaron a incluir niños y adultos con discapacidad, tanto explícita como implícitamente. Algunas veces la actriz sorda, Linda Bove, aparecía para enseñar Lenguaje de Señas y cómo ella cuida a su bebé, y sabe cuando llora. Otras veces se incluía a un niño que usa una silla de ruedas en el grupo de niños que canta o juega. Ambos se constituyeron en aspectos regulares del programa y todavía lo son.
  • Existen varias investigaciones acerca de la atención, comprensión y las actitudes hacia la discapacidad por parte de las y los niños sin discapacidad que han visto los programas de Plaza Sésamo. La investigación más reciente, "Plaza Sésamo: Ideas de niñas y niños en edad preescolar acerca de niños con síndrome de Down y la discapacidad física" ( Vignettes from Sesame Street: Preschooler's Ideas about Children with Down Syndrome and Physical Disability ( Diamond y Kensinger, 2002), se discute en la edición de octubre 2002 de la Revista Educación Temprana y Desarrollo ( Early Education and Development, Vol. 13, No. 4).

En este estudio, cuando las y los niños sin discapacidad miraban escenas que presentaban a un niño que usaba una silla de ruadas y otro niño que presentaba síndrome de Down, ellos se percataban más del niño con discapacidad física que del niño con síndrome de Down. Hay por lo menos dos razones que explican la diferencia. Primero, por investigaciones anteriores nosotros sabemos que las y los niños de edad preescolar, reconocen y entienden que hay discapacidades físicas y sensoriales, que tienen ciertas características, que requieren ciertos equipo, cosa que no sucede con las discapacidades mentales o cognoscitivas. Segundo, las escenas donde aparecía una niña con su silla de ruedas motivaban comentarios acerca de lo que podía o no podría hacer. El contenido así como las señales visuales promovían la comprensión de los espectadores. Lo que sucede es que para las discapacidades mentales o cognoscitivas, las claves no son tan directas, es como si tuvieran que acercarse o pensar más antes de intuir que la persona presenta algo que no tienen las demás. En todo caso, las claves mejoraron la comprensión y la comprensión aumentó la aceptación.

  • Sugiero que ambos enfoques acerca de la discapacidad, el implícito y el explícito, son absolutamente necesarios. La inclusión natural, donde nadie dice algo acerca de la discapacidad es necesaria para nuestras niñas y niños (y adultos), es una manera en que la discapacidad y la diversidad se presentan como partes naturales, aceptables del horizonte captado y proyectado por los medios de comunicación. La edad en la cual las y los niños captan y comienzan a entender la diversidad y la discapacidad, no es tan importante como lograr que se familiaricen con sus aparición en todos los programas y en sus propias vidas, como importante también es para las personas con discapacidad acostumbrarse a aparecer de manera positiva en diversas escenas y situaciones de la vida social. La inclusión de elementos de diversidad y discapacidad en los medios de comunicación colectiva, puede afectar indirectamente las actitudes de las y los niños, incluso antes de que ellos puedan ordenar correctamente sus palabras para explicar las diferencias que están percibiendo. En otras palabras, actuando así, los medios de comunicación colectiva habrán comenzado a sembrar semillas positivas. Adicionalmente, en estos medios si deben abordarse los aspectos del qué, por qué y cómo se manifiesta la discapacidad. Pensamos que los datos más simples, las ventajas de usar ciertos equipo y qué y cómo actuar con otros niños con discapacidad, se deben presentar temprana y progresivamente a todos los niños.
  • Muchos estudios sugieren que la manera en que se explica la diferencia puede causar una gran diferencia. Graves (1999) sugiere que la manera en que la diferencia es presentada en las escenas de la televisión es un factor importante para el desarrollo de las actitudes en las y los niños. Singer y Singer (1998) "proponen que el enseñar acerca de diferencias individuales en los programas de televisión para niños no solo requiere presentar a personas que son diferentes, sino una elaboración en la manera en que los adultos (los personajes) explican las diferencias enfatizadas en cada programa o episodio." Innes y Diamond (1999) usaron actividades de narración de un cuento para examinar la manera en que las madres le comunican a sus niños de edad preescolar qué es el síndrome de Down y qué son las discapacidades físicas. Descubrieron que estas madres "le hacían más preguntas y más comentarios a sus hijos cuando se trataba de discapacidades físicas que cuando se trataba de explicar la situación de un personaje con síndrome de Down." Bar-Tal (1996) avanza más y presenta evidencias acerca de que: "las actitudes de las madres y los padres hacia la diversidad y la discapacidad, influirán en las actitudes de sus hijas e hijos en esta área."
  • Con los resultados de estas investigaciones, las y los productores de los medios de comunicación colectiva ahora tienen muchas maneras para aumentar el impacto de sus programas. Por ejemplo, después de que un estudio demostró que los niños pensaban que a sus padres no les agradaría que ellos hicieran amigos con niños de otras razas, los investigadores Lovelace, Scheineer, Dollberg, Segui & Black (1994) afirmaron: "Ahora recomendamos más segmentos donde aparecen madres y padres y otros adultos en escenas positivas hacia la amistad entre niños de diferentes razas." Debemos hacer lo mismo con la discapacidad . "En ese mismo estudio se indicó que las y los niños blancos tendían a segregar más a las y las niños negros en sus hogares, escuelas, parques, iglesias y tiendas. Recomendamos segmentos de niñas y niños blancos visitando las casas de sus amigas y amigos negros." Debemos hacer lo mismo con el tema de la discapacidad, de hecho ya se está haciendo. Uno ejemplo que podemos mencionar es una serie de la televisión infantil llamada: "Caminando en tús zapatos" ( Walk in your Shoes) , donde un niño visita la casa de otro niño durante varios días y vive como ellos viven. La serie ha incluido segmentos de visitas hechas al hogar de un niño que usa silla de ruedas, de un niño que es sordo y otro que es ciego. Fueron programas muy bien hechos y se pueden adaptar a otras culturas.
  • En un estudio relacionado con los medios de comunicación para niñas y niños, Rina Gill de UNICEF, analizó las diferencias entre las maneras en que los medios de comunicación colectiva representan a la discapacidad en los anuncios de servicio público usados en las campañas de prevención de la polio. Mientras trabajaba en Nepal, asesoró a productores e investigadores para que pudieran comparar los anuncios de servicio público basados en representaciones negativas, estereotipadas y de miedo, con nuevas formas de representar la discapacidad relacionada con la polio en una manera positiva, donde los niños y los adultos hablaban por si mismos y de sus propias experiencias. En las nuevas maneras de presentación, todos manifestaban tener polio y expresaban su deseo de que sus hijas e hijos, nietas y nietos fueran vacunados. La investigación concluyó que los espectadores comprendían ambos enfoques en los anuncios de servicios públicos, pero preferían aquellos donde el mensaje era dado por personas con discapacidad. Este estudio es una contribución que puede mejorar la manera en que estamos usando los medios de comunicación colectiva para hacer campañas de prevención de enfermedades o enviar mensajes acerca de la discapacidad. Tradicionalmente, el enfoque negativo y de miedo se ha usado para prevenir la enfermedad y la discapacidad. Ahora sabemos que se puede lograr el mismo objetivo, usando enfoques positivos y con personas que viven una realidad específica, con la ventaja de que ahora las personas con discapacidad pueden ser modelos a seguir en materia de actitudes deseables y socialmente edificantes. Hemos aprendido que no hay necesidad de recurrir al miedo ni a los estereotipos.
  • Desde antes de la década de 1980, las y los investigadores vienen buscado las maneras más efectivas para cambiar las actitudes hacia las personas con discapacidad. Los medios de comunicación han producido algunos efectos positivos (Donaldson and Martinson, 1977). Los mejores resultados se han obtenido cuando son las mismas personas con discapacidad las que transmiten su mensaje, éstas no recurren a imágenes estáticas o a estereotipos de miedo y lástima y han demostrado la capacidad que el mensaje necesita para presentar información interesante y de una manera realista y confiable. Uno de los aspectos más significativos del éxito fue el grado en que la persona que presentaba la discapacidad era percibida en igualdad de condiciones respecto a las personas sin discapacidad. La investigadora Donaldson afirma: "Las y los instructores interesados en las actitudes y en las estructuras de las creencias así como el contenido cognoscitivo, tendrán mejores resultados si incluyen a personas con discapacidad como portadores de los mensajes en los medios de comunicación colectiva." Esta investigadora reconoce el poder de los medios de comunicación sobre las actitudes hacia las personas con discapacidad y recomienda cambiar el conjunto de ideas que se transmiten, incluso cambiar a las personas que transmiten esas ideas. Estas citas son del estudio de Joy Donaldson: "Cambiando las actitudes acerca de las personas con discapacidad" ( Changing Attitudes Towards Handicapped Persons: A Review of Research . Exceptional Children, Volume 46, Number 7, 1980).

Conclusiones
Entonces, ¿Qué hemos aprendido acerca de los medios de comunicación y la discapacidad? Muchas cosas: Que los medios de comunicación colectiva pueden tener un efecto positivo o negativo y, lo más importante, que hay muchas cosas que podemos hacer para promover y aumentar la influencia positiva de los medios de comunicación colectiva.

Micheline Mason, madre con discapacidad, escritora y conferencista, le dice a un grupo de gente de los medios de comunicación colectiva en: "Las y los niños invisibles: Informe de la Conferencia Conjunta sobre Niños, Imágenes y Discapacidad" ( Invisible Children: Report of the Joint Conference on Children, Images and Disability ), Reino Unido, 1 de marzo de 1995: "Ustedes están tan encerrados en su propio mundo, como nosotros en el nuestro. Nosotros no vemos la imagen de nuestra verdadera manera de ser en los medios de comunicación colectiva y entonces nos damos cuenta de que no somos considerados parte del público. Traten de abandonar la idea de que el mundo no está interesado en nuestras vidas. Nuestra experiencia es que el mundo está interesado en nosotros. En particular, las y los niños están fascinados con la verdad, y no tienen tiempo para los sentimentalismos u observaciones sin fundamento."

Por mi trabajo sé que esto es verdad. Recuerdo mis experiencias de cuando las y los niños sin discapacidad, conocían a alguien con discapacidad, mucho antes de haberla visto por la televisión o en una película. Algunas veces salía de la habitación y al regresar me encontraba a niños sin discapacidad moviendo sus manos frente a una personas ciega, para comprobar si ella veía o no. También recuerdo como un niño sin discapacidad se ató una toalla en la pierna, para ver si él podía caminar como el niño con polio que acababa de conocer. Luego se dieron las sorpresas en las expresiones de los niños cuando, después de una función de títeres, cuando las y los intérpretes saludaron al público, todos se dieron cuenta que había un mujer con síndrome de Down.

Debido a que en la mayor del mundo, las personas con discapacidad no pueden esperar a que sean aprobadas nuevas leyes, para asegurarles los servicios que necesitan todas las personas, los medios de comunicación cada vez con más cobertura, llegan a sitios donde todavía no existen servicios básicos. Debemos motivar a los medios de comunicación colectiva a ser aliados nuestros, para difundir conocimientos correctos, edificar la confianza en la diversidad y cambiar actitudes negativas. Se puede comenzar eliminando las ideas incorrectas y los mitos acerca de la discapacidad y la rehabilitación. Los medios de comunicación pueden ayudarnos a lograr todo esto.

La discapacidad es un tema de derechos humanos. Esta noción deben ser enseñada lo más tempranamente a todas las niñas y niños. Micheline Mason, dijo: "La vida no es una competencia, este es el mensaje más importante que las personas con discapacidad desean compartir. Uno no necesita probar o ganarse un sitio aquí. Tenemos derechos porque estamos vivos."

Las y los niños deben ver y relacionarse con otros niños en diversos roles, ya sea en la vida o a través de los medios de comunicación colectiva. Las y los niños, como los adultos, deben aprender a celebrar la diversidad y aceptar la condición de igualdad de derechos de todos los humanos. Esto debe ocurrir en los hogares, las aulas, las comunidades y los medios de comunicación colectiva. Conforme vaya ocurriendo, será más difícil aislar a las personas, menos en la educación donde se puede influir de una manera tan positiva. Deseo terminar con un ejemplo, de un niño que con facilidad podría haber escrito la siguiente carta para la agencia de publicidad o una empresa multinacional.

"La maestra del jardín de infantes, Mary Stewart tiene tres voces. Cuando nos cuenta un cuento o dándonos instrucciones o haciéndonos alguna observación, usa su voz exhuberante usual. Ella guardaba su "voz fuerte" para los temas más serios, como cuando desea que la clase se concentre en resolver un problema y una tercera voz, para momentos de extrema gratitud o cuando la conmoción usual se ha salido de control, es cuando ella habla con sus manos, silenciosamente.

María le ha enseñado a sus niños, todos niños oyentes, un vocabulario básico de Lenguaje de Señas. Esta maestra descubrió que la comunicación por señas calma a las y los niños, les ayuda a concentrarse. Un aula con niños bulliciosos se queda quieto para "escuchar" con los ojos, tan pronto la maestra comienza a mover los dedos.

Cada año, ella comienza a enseñarle a su nueva clase palabras simples como "hola", "gracias" "adiós". Cuando aprenden la seña para "baño", pueden salir de la clase sin tener que interrumpir a toda la lección.

Todo esto comenzó cuando una madre de un niño era sorda. Conforme los niños van aprendiendo, dibujan las señas en carteles que se llevan a la casa y las comparten con la familia. Una de las madres le contó a Mary que su niña se acuesta y se duerme practicando las señas. Esta maestra nos cuenta que su plan de estudios se basa en la "curiosidad" ya que ayuda a estimular a los niños de la clase. "Les ayudo a ir más allá, a que traten de llegar hacia la otra persona, incluso a superar las barreras de la discapacidad y de las diferencias del lenguaje y de las referencias poco conocidas. En el papel, se puede estudiar y apreciar la diversidad, pero no demanda el compromiso personal de estar y comunicarse, hablar y escuchar a alguien que es diferente."

"Deseo que todas las niñas y niños del mundo se sientan bien consigo mismos, en su ambiente y que siempre tengan suficiente confianza para comunicarse con la persona que tienen al frente..."

"Al final del artículo, Mary narra otra historia acerca de Rebecca, una psicóloga, una madre y usuaria de silla de ruedas, que viene a hablar con los niños de la clase. Al final de la visita de Rebecca, ella reparte "Partes de Transito por Ocupar Lugares Reservados" y les explica que siempre hay que denunciar la injusticia. Unos días después de esa visita, uno de los niños más difíciles de la clase, miró como otros niños mayores se burlaban de dos hombres con discapacidad. Este niño de seis años gritó: ¿Por qué se burlan? ¿Les conoce? Son como ustedes y sólo están hablando." Título en español: "Comenzando en pequeño: Enseñando la tolerancia en la educación preescolar y en los primeros años de la educación." ( Starting Small: Teaching Tolerance in Preschool and the Early Grades , 1997, Southern Poverty Law Center)

Recursos:
Connolly, Paul, "Challenging Ethic Prejudice among Young Children: Antisectarian Television", Community Relations Council, Belfast, 1998

G is for Growing: Thirty Years of Research on Children and Sesame Street, editors Shalom M. Fisch & Rosemarie T. Truglio, Lawrence Erlbaum Associates Publishers, 2001

Global Perspectives on Children's Media, Charlotte Frances Cole, Guest Editor, Early Education and Development , Volume 13, Number 4, October 2002

Invisible Children: Report of the Joint Conference on Children, Images and Disability, Richard Rieser, Editor, Save the Children and The Integration Alliance, 1995

"Making a Neighbourhood the Sesame Street Way: developing a methodology to evaluate children's understanding of race," Valeria Lovelace, Susan Scheiner, Susan Dollberg, Ivelisse Segui & Tracey Black, Journal of Educational Television, Vol. 20, No. 2, 1994.

Starting Small: Teaching Tolerance in Preschool and the Early Grades, published by the Teaching Tolerance Project of the Southern Poverty Law Center, 1997.

graphic of printer formato para imprimir

Volver al índice en español - Go back to English


Envíe este artículo a un amigo!