Disability World
Una revista electrónica, bi-mensual, sobre noticias y opiniones internacionales relacionadas al tema de la discapacidad Volumen No. 19 Junio-Agosto 2003


Volver al índice en español - Go back to English

El Consejo Nacional sobre Discapacidad de Estados Unidos se manifiesta ante el Comité Conjunto de Oireachtas sobre Asuntos Exteriores, Sub comité sobre derechos humanos

El Comité Nacional sobre Discapacidad desea agradecerle al Sub comité sobre Derechos Humanos por la oportunidad de presentar nuestra posición en esta audiencia importante.

Para comenzar, el Consejo Nacional sobre Discapacidad, desea reconocer el liderazgo de Irlanda en el movimiento global para los derechos humanos de las personas con discapacidad. Aplaudimos sus esfuerzos incansables, desde hace más de una década, para que el sistema de derechos humanos de Naciones Unidas se acerque, poco a poco, al reconocimiento de que la discapacidad es un tema de derechos humanos. Aunque el establecimiento del Comité Ad Hoc de Naciones Unidas para la Convención Internacional fue el resultado de una iniciativa específica del gobierno de México, la

comunidad de personas con discapacidad reconoce que la visión de futuro y la persistencia de Irlanda, preparó el camino para la iniciativa de la Convención Internacional. El Consejo Nacional sobre Discapacidad felicita al gobierno de Irlanda por su liderazgo en esta materia. Creemos que los progresos realizados recientemente serían más difíciles sin haberse dado la contribución de Irlanda.

El Consejo Nacional sobre Discapacidad, es un cuerpo asesor independiente nombrado por el Presidente, para asesorar al Presidente y al Congreso de Estados Unidos sobre los temas en discapacidad. Dentro de su misión, el Consejo ha estado promoviendo la preparación de una Convención Internacional y motivando a la Administración y al Congreso de Estados Unidos para que se involucren activamente en este proceso.

En nuestro mundo actual, hay una crisis de los derechos humanos y no menos de 600 millones de personas no están siendo protegidas por el sistema de derechos humanos. A lo largo de nuestro país, como en el de ustedes, la legislación interna ha logrado una buena medida de progreso para cumplir y promover los derechos humanos de las personas con discapacidad dentro de nuestras fronteras, pero este no es el caso en todo el mundo. Adicionalmente, reconocemos que aún en Estados Unidos, existe grandes diferencia entre la calidad de vida de las personas con discapacidad y   el resto de la población en lo social, lo económico y lo político. Entonces la pregunta es ésta: ¿Cómo puede una Convención Internacional mejorar esta situación, en el ámbito nacional y lo más importante, alrededor del mundo?

La respuesta a esta pregunta va más allá de saber qué logrará una convención en sí. Todavía se discuten los méritos y los retos que tienen los actuales instrumentos internacionales sobre derechos humanos. En su presentación a la primera sesión del Comité Ad Hoc, el Profesor Quinn desarrolla los detalles a favor de una Convención Internacional sobre los derechos de las personas con discapacidad. Sin embargo, y quizá de igual importancia que considerar el resultado final del tratado, es considerar las oportunidades que el proceso mismo ha creado.

Esas oportunidades están siendo reconocidas en diversos grados por distintos participantes. Con mucho entusiasmo, la comunidad de personas con discapacidad busca sacar la mayor ventaja de cuanto le puede ofrecer este proceso. Han surgido agrupaciones e intercambios electrónicos en todo el mundo, para la acción y la discusión. Las personas con discapacidad de los países en vías de desarrollo han manifestado mucho entusiasmo por las nuevas oportunidades de información y capacitación y las maneras de vincularse en este proceso.

Por la fuerza de la determinación, las organizaciones no gubernamentales en el área de la discapacidad, presentes en la primera sesión del Comité Ad Hoc, pudieron abrir una muy buena participación de la sociedad civil dentro del proceso, algo que le había costado años de trabajo a otros grupos en la preparación de otros instrumentos anteriores. Se están realizando reuniones y mesas redondas locales, nacionales y regionales dentro de la comunidad de personas con discapacidad, para discutir posiciones, enfoques y estrategias para la coordinación. En breve, uno de los movimientos sociales con menos apoyo institucional y financiero del planeta, está encontrando maneras de expresarse.

La voluntad de la Organización de Naciones Unidas de discutir acerca de los aspectos relacionados con una Convención Internacional, han catalizado los esfuerzos de muchas personas con discapacidad de todo el mundo, para mantener este impulso internacional del movimiento y crear una fuerza global para el cambio.

Más allá la comunidad relacionada con la discapacidad, el movimiento de los derechos humanos alrededor del mundo se está conmoviendo. Después de décadas de no abordar, no vigilar, no supervisar y no informar acerca de las violaciones contra las personas con discapacidad, las organizaciones como Amnistía Internacional y Human Rights Watch han manifestado su interés en el proceso de la Convención Internacional. De hecho, y esto también es un logro del proceso, estas organizaciones han reconocido que no han considerado la situación de los derechos de las personas con discapacidad y que deben corregir esta situación para que su cobertura de los derechos humanos, sea completa.

Como parte del proceso de la Convención Internacional, aún las fundaciones y otras organizaciones donantes, que durante mucho tiempo han sostenido que financian "derechos humanos y no proyectos en discapacidad" están estudiando las propuestas para apoyar a los programas en defensa de los derechos de las personas con discapacidad y proyectos de fortalecimiento de liderazgo. Estas organizaciones pueden ayudar mucho con su financiamiento y esa es una buena señal.
 
A pesar de estas tendencias positivas dentro de la sociedad civil, debemos reconocer que la situación es tenue, por decir algo. La comunidad de las personas con discapacidad está haciendo lo que puede para crear impulso y obtener apoyo. Pero, hemos llegado al momento en que deben entrar los gobiernos y declarar, en concierto y sin titubeos, que este proceso vale, que las personas con discapacidad necesitan de esta Convención Internacional, porque ha llegado la hora de reconocer, nacional e internacionalmente, los derechos de las personas con discapacidad en igualdad de condiciones que se reconocen los derechos de otros. Llegó el momento de acabar con la división y la apatía, que no deben existir frente a los derechos humanos. El Comité Ad Hoc de Naciones Unidas tiene el mandato de "considerar propuestas para una Convención Internacional", debemos pasar entonces al siguiente nivel de acción. Se debe comenzar a trabajar en la preparación de un texto de Convención.

No basta solo con que las delegaciones de los países en desarrollo hagan esta declaración. La discapacidad es un tema global, que pasa por todos los niveles y fronteras, sociales, económicas y geográficas. La credibilidad de este proceso depende de todas las naciones. Todas las naciones se deben unir con voluntad política y de manera solidaria, particularmente los países que, como Estados Unidos e Irlanda, han tenido bastantes éxitos en garantizar los derechos para sus poblaciones con discapacidad.

El progreso y el impulso que se está logrando dentro del proceso de la Convención Internacional son alentadores, pero estamos lejos de que todo esté asegurado. Irlanda tiene un papel importante que desempeñar en la misión de asegurarse que las personas con discapacidad no sean nuevamente sacadas del sistema de derechos humanos, sino que sean incluidos los temas de discapacidad como parte esencial de los derechos que tienen todos los humanos y que esa inclusión sea permanente y creciente dentro del marco legal. Una Unión Europea unida se puede comunicar con el mundo con una voz más fuerte y, quizá, de manera más clara que cualquier otra voz.

El Consejo Nacional sobre Discapacidad continuará motivando al gobierno de Estados Unidos para que ofrezca su liderazgo y apoyo en el proceso de la Convención Internacional, trabajando junto con todas las naciones que buscan promover la justicia social y proteger los derechos humanos de todas las personas.

Les agradezco la oportunidad de dirigirme a ustedes en esta reunión tan importante.

graphic of printer formato para imprimir

Volver al índice en español - Go back to English


Envíe este artículo a un amigo!